TERMOCALENTADORES

Los termocalentadores sirven para regular la temperatura del agua de tu acuario, con el objetivo de que tus peces se encuentren en un ambiente ideal.

Aunque a veces creemos que solo se utilizan para mantener el agua a una temperatura elevada (unos 22-28ºC), también se pueden utilizar para mantener el agua de una pecera fría.

Tenemos que saber cuáles son las características y necesidades de nuestros peces, ya que dependerá de ellos que el agua deba estar a una temperatura más templada o más fría. Por ejemplo, peces tropicales como el Neon Innesi necesitaría un hábitat más cálido que ronde los 21-28ºC, mientras que otros como el típico Goldfish o pez dorado, requiere de una temperatura menos elevada, que se encuentre entre los 16 y 22ºC.

Con los termocalentadores nos aseguraremos de que el agua se mantenga a una temperatura ideal, ya que, si el ambiente en el que viven nuestros pezqueñines sufre variaciones bruscas de temperatura, es posible que sufran estrés y puedan enfermar. Por otro lado, hace que la población bacteriana crezca, lo cual es bueno, debido a que estas colonias de bacterias actúan como filtros, transformando el amoníaco que producen los peces y los nitritos, ambos altamente tóxicos, en nitratos, que son muy poco tóxicos.

Para utilizar estos dispositivos es muy importante que sepamos que lo mejor es que se sitúen completamente sumergidos, de esta forma ni los peces ni el aparato podrán sufrir daños. Una vez dentro del acuario, podemos encenderlo, este es el mejor momento ya que si lo encendemos antes, nos podríamos quemar. Lo mismo puede pasar al sacarlo de la pecera, debemos esperar unos minutos después de apagarlo para hacerlo, pues es muy probable que esté caliente.

Debemos asegurarnos de que los termocalentadores llevan un regulador, con los que podemos saber la temperatura a la que se encuentra el agua de nuestro acuario.

Para colocar un termocalentador es preciso comprobar con antelación, que este no ha sufrido ningún daño y está en condiciones óptimas. Posteriormente podremos escoger el lugar del acuario en el que situarlo. Para ello debemos saber que la superficie donde lo vamos a colocar, esté limpia, con el objetivo de que las ventosas se adhieran correctamente y no se despegue. Podemos esperar unos 30 minutos para comprobar que, efectivamente, se ha adherido con firmeza.

Por otro lado, es recomendable situarlo lejos de la decoración del acuario, ya que, si choca con plantas o rocas, podría sufrir algún daño.

Una vez colocado el aparato, es necesario revisarlo cada 6 horas aproximadamente, para comprobar que se está llegando a la temperatura deseada. Pasadas 24 horas tendremos que asegurarnos de que se ha llegado a la temperatura requerida. Posteriormente la temperatura se deberá revisar cada día.

También has de saber que un mantenimiento continuado y regular de los termocalentadores hará que la vida útil de los mismos sea mayor. A la hora de elegir uno, podemos decidir que este sea fácil de manipular, para realizar una limpieza profunda con mayor facilidad.

Sabiendo todo esto, podrás crear un hábitat en el que tus peces tengan una calidad de vida óptima y con el que disfrutarás al máximo de las ventajas que la acuariofilia, como puede ser la tranquilidad que transmite.

0
    0
    Carrito
    El carrito está vacíoVolver a la tienda